Inicio » Filosofía » La Mecánica de la Vida
Vehículos transitando en la via

La Mecánica de la Vida

¿Has reflexionado en qué inviertes tu tiempo diariamente?

Mecanica de la vida

Son incontables las veces que te ves al espejo para verificar tu cuerpo físico, ver si estás gordo o delgado, si estás bien vestido, si te hace falta ir al salón o a la peluquería, si estás joven o viejo, que se te está cayendo el pelo, que no estás conforme con tu color de piel, con tus ojos, tu dentadura, etcétera. Pero yo te pregunto ¿cuántas veces te has visto al espejo para ver como está tu alma y verificar si está sucia, si le hace falta arreglarla, vestirla con virtudes, llevarla a la peluquería o al salón de la conciencia, hacerle una cirugía en el área que está podrida, barrer toda la basura interna que tienes, etcétera?

Ahora vamos a reflexionar sobre el tiempo de tu vida terrenal y cómo lo administras… 

La mayor parte de tu vida te la pasas preocupado por tu cuerpo físico. Dedicas casi las veinticuatro horas sólo en alimentar el cuerpo, vestirlo, darle medicina, asearlo, recrearlo, etcétera. Otra gran parte del tiempo te la pasas trabajando para comprar y mantener un vehículo, pagar la casa, el teléfono, la comida, la ropa, la energía eléctrica y los préstamos, en fin, casi todo tu tiempo de vida lo dedicas a comprar cosas materiales; algunas que necesitas y otras que sólo son para lujo y comodidad. En ocasiones ya ni con tu propia familia compartes, ya que no tienes tiempo; te la pasas trabajando para poder mantenerte y pagar todas las cosas materiales y los compromisos económicos que tienes en esta tierra.

Yo te pregunto ¿acaso Dios te creó solo para eso? ¿Tiene algún sentido esa vida pasajera de la que no podrás llevarte nada de todo por lo que te afanas? ¿Por qué solo te importa lo que es limitado y pasajero y no aquello que es perenne y eterno, como tu espíritu?

Muchas personas e incluso empresas de todos los niveles invierten fortunas en entrenamientos, seminarios, talleres de capacitación, les pagan a muchos profesionales para que los asesoren para lograr los objetivos, las metas y los proyectos que quieren alcanzar en el futuro. Elaboran toda clase de estrategias para cumplir con un objetivo o meta. Y yo pregunto: ¿Quién o qué empresa hace ese tipo de cosas para el aspecto espiritual? ¿Estarán en la misma disposición de invertir todo ese tiempo, sacrificio y dinero para alcanzar metas y objetivos espirituales? ¿Cuántas personas se detienen a elaborar estrategias para alcanzar alguna meta u objetivo en el futuro en el ámbito espiritual?

Vemos con asombro a todo el mundo preocupado y afanado en lograr metas y objetivos, que son muy buenos e importantes, yo no digo que no, pero ¿por qué sólo se interesan en las metas físicas? Estas pueden ser: una casa, un carro, una familia, hijos, esposa, un viaje al extranjero, ropa, empleos, negocios, entre otras cosas más. Yo te pregunto querido lector ¿cuántas metas espirituales te has trazado? ¿Has visualizado cómo estará tu alma en el futuro? ¿Cuáles estrategias has elaborado para alcanzar un desarrollo interno? 

¡Reflexiona!

Es increíble de lo que somos capaces de hacer para conseguir las cosas materiales. Trabajamos casi las veinticuatro horas del día si es necesario, tomamos prestado mucho dinero aunque nos pasemos la vida pagando. Sacrificamos tiempo, dinero, familia y nuestra salud por conseguir cosas que no tendremos para siempre, y que tarde o temprano ya no estarán con nosotros.

Las cosas materiales que nos ofrece este mundo son importantes y vale la pena tenerlas porque son parte del entrenamiento en el paso de nosotros por la Tierra. El error ha sido sólo enfocarnos en eso y descuidar lo más importante y lo que es eterno (nuestra esencia interior). Yo te pregunto: ¿Estás dispuesto a dedicar todo ese tiempo, a sacrificar todo lo que hablamos más arriba, invertir o tomar prestado dinero, perder lo que sea necesario con el simple propósito de tener un crecimiento interno, un avance en tu mundo espiritual? Reflexiona…

¿Dime, qué haces por tu alma? ¿Qué tiempo le dedicas? ¿Cuáles son los sacrificios espirituales que estás haciendo?  ¡Despierta! Deja de ser un muerto ambulante. ¡Aún te queda tiempo! Yo soy tu compañero de viaje. Podemos triunfar en lo físico, en lo material y sobre todo, en lo espiritual. Solo quiero que sepas que el orden es: primero lo espiritual, luego lo físico y las cosas materiales. Dios nos creó para una misión más trascendental que solo venir a nacer, crecer, reproducirnos, tener casas, hijos, vehículos, etcétera, y luego morir.

Es hora de ocuparnos de aquello que vinimos hacer…

Si quieres saber más busca el libro: «Conéctate con Tu Ser Superior», autor: Miguel Ángel de la Cruz

¡Regístrate para recibir contenido exclusivo, y mantente al día!

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *