Inicio » Metafísica » ¿Cómo darte cuenta que estás despertando consciencia?
Ojo humano

¿Cómo darte cuenta que estás despertando consciencia?

Miguel Ángel De La Cruz

Vivir despierto

¿Cómo vivir despierto en el diario vivir de la tercera dimensión? No es nada sencillo, pero tampoco es imposible.

En mi caso, todo comienza cuando abro los ojos cada día en este mundo tridimensional, en ese momento tomo el control de mi cuerpo físico, me hago consciente de que tiene vida y respira, a la vez me hago consciente de mis cinco sentidos, los cuales me permiten conocer, experimentar, desarrollarme, conectarme y percibir la realidad exterior.

De inmediato procedo a dar gracias a mí ser superior por permitirme descender de los mundos superiores y encarnar en este mundo y darme la oportunidad de un día más, que para mí es una existencia en miniatura, una vida comprimida en un día.

Me doy cuenta de que si estoy manejando un cuerpo físico de la tercera dimensión, es porque tengo trabajo que hacer, tengo cosas pendientes que realizar y que todavía no ha culminado mi viaje en este planeta en la 3.ª dimensión. Dentro de esas cosas, doy gracias una vez más por la oportunidad que me han dado de “servir” y a la vez de “crecer”.

Reflexión

Aquí surge la reflexión del por qué estoy aquí y de inmediato me hago consciente de que mi principal misión es la responsabilidad que tengo conmigo mismo, me doy cuenta de que tengo una humana persona que le pusieron un nombre en el momento del nacimiento y que a través del tiempo formó una falsa personalidad muy diferente a lo que realmente soy.

Por tanto, debo lidiar con la humana persona y trabajar intensamente con la falsa personalidad que se ha creado, y aunque no lo crean fue creada a propósito para ayudarme a desenvolverme en este mundo hasta que poco a poco el ser va despertando en su interior.

Una vez que el ser despierta, aquí y ahora, esa falsa personalidad empieza a desaparecer poco a poco y mi ser superior empieza hacerse más evidente en este mundo.

Hacerse consciente

Cuando nos hacemos consciente de la responsabilidad que tenemos consigo mismo vemos que en mi viaje hasta aquí, de este día, de esta existencia y existencias anteriores, llevo consigo una maleta llena de energías negativas, defectos y antivalores.

Están ahí precisamente con un propósito de crecimiento interior, y también con la finalidad, de curar este bendito planeta de la enfermedad cancerígena que lo tiene sometido hace millones de años.

Si hoy estoy aquí es por una gracia del cielo y por la voluntad de mi ser de venir ayudar, nadie dijo que iba a ser sencillo, ya que esas energías negativas (ego o defectos psíquicos) luchan por sobrevivir a toda costa.

No son consciente de que son luz a la inversa, y que han tomado un camino hacia la oscuridad y por lo tanto necesitan de la parte consciente (el ser) para que le muestre el camino de regreso a la luz y el amor.

La triste realidad consiste que la mayoría de los seres humanos nos hemos olvidado de nosotros mismos, no recordamos que somos seres divinos viviendo una experiencia humana en el planeta Tierra y que somos Luz y Amor, desde el momento que hagamos conciencia que somos seres espirituales y que hemos descendido de los mundos superiores, comienza una nueva vida porque hemos dado uno de los pasos más importante en el despertar de la conciencia.

Entonces mi trabajo en esta Tierra se realiza gracias al cuerpo físico que tengo, como una especie de traje especial de carne y hueso, el cual contiene un cerebro y las atribuciones necesarias, que nos permite estar aquí, desarrollarnos y cumplir con la misión a la cual hemos venido a este planeta todos nosotros.

El trabajo principal

Nuestro trabajo principal es transmutar esas energías negativas en positivas, eliminar de nuestro interior todo vestigio de oscuridad y de antivalores; elevar nuestras energías, transmutando las energías negativas del lado izquierdo del cerebro y convertirlas en positivas pasándolas al lado derecho del cerebro, transformadas en luz y en valores positivos. Es así como se va creando y gestando el espíritu o el ser superior.

Pero esta responsabilidad no se queda ahí, luego nos hacemos consciente de la responsabilidad que tenemos con los demás y con el planeta. A cada ser humano le corresponde despertar y descubrir por sí mismo cuál es el papel que le ha tocado realizar en este drama de la vida.

Lo interesante de todo esto es que no conozco por completo la trayectoria a recorrer, y eso es lo que lo hace especial; mi ser superior si lo sabe, pero la parte encarnada de mí mismo que está en esta realidad ficticia, no se le permite ver por completo, solo se le devela lo necesario para vivir y experimentar la etapa de este momento.

Solo se abren las líneas, las filas y el capítulo correspondiente no más, luego de cumplido ese capítulo, se abre otro ante nuestros ojos, un nuevo viaje, una nueva etapa, donde enfrentaremos más retos y las experiencias necesarias para nuestro crecimiento.

Mensaje

Queridos hermanos, que hoy poblamos este planeta Tierra, qué difícil es mantenerse despierto, ante tanta falacia y ante tantos sofismas de distracción que nos envuelven.

Es duro decirlo, pero vivimos en una selva, en un mundo de fantasía, y más triste aún, que la mayoría de los hermanos que nos rodean están casi totalmente dormidos, no tienen idea de por qué están aquí de dónde vienen, hacia dónde van y no saben quiénes son.

Cada persona que empieza a despertar la consciencia le surge el anhelo de ayudar a los demás a despertar, es algo natural en el universo. Lo que hay que tener pendiente es respetar a los demás y ser pacientes y comprensivos, porque cada quien está en su debido proceso, y despertará en el momento indicado.

Una flor en botón se abre en el momento indicado y cuando la misma naturaleza lo determine, no podemos forzar a que el botón se abra cuando no está listo porque se dañará la flor, de igual forma es el camino de cada quien.

Si algo en esta vida duele y mucho, es ver a la mayoría de las personas que te rodean dormidas, así  como también las personas allegadas y cercanas. En el transcurso de la vida te das cuenta de tantos engaños, tanto cinismo, tantas mentiras, hipocresías, falsedades, y muchas cosa más.

Comprensión

Estas experiencias te ayudan a comprender lo difícil que es para cada persona luchar con su propia energía negativa, ya que lo han transformado en seres oscuros, sin darse cuenta de que en su interior habita tanta luz, y que somos diamantes en bruto, llenos de luz en nuestro interior, pero toda esta belleza está reprimida y atrapada por el ego, los defectos psicológicos, la falsa personalidad, etc.

Debemos irradiar luz y amor a toda la humanidad porque también nosotros tenemos muchos defectos y que también hemos hecho daño a los demás y para colmo a nosotros mismos.

La diferencia está entre aquellos que sí están haciendo un esfuerzo y están trabajando para ser cada día mejores personas hasta que se conviertan en almas elevadas, y de aquellos que no luchan con sus defectos, se tienen miedos a sí mismos, y son cómplices leales a sus defectos psicológicos.

Conclusión

Aquí estamos y vamos a triunfar, con luz y Amor ganaremos la batalla, aquí estaremos de pie como soldados, y si nos toca volver, volveremos, porque no hay nada más especial que servir a los demás, porque sirviendo nos servimos a nosotros mismos. Cuando empieces a despertar te darás cuenta de que todos somos uno en el universo.

Aunque veamos tantas diferencias a nuestro alrededor en realidad no las hay, porque cada persona, cada animal, cada planta, cada mineral, cada elemento es un desdoblamiento de nosotros mismos en otra realidad y que tienen su propia experiencia a nuestro alrededor.

Cada célula que nos representa a nosotros juega un papel importante en el cuerpo universal del creador. Bendita sea la hora que nos dediquemos a avanzar en este camino.

No nos detengamos hermanos, cada día que se levanten en la mañana pregúntese a sí mismos qué les toca ver y experimentar en ese día y pidan a su ser qué les permitan mantenerse despiertos para aprovechar cada evento de la vida y extraer la sabiduría que encuentra oculta en su interior y que nos sirve para la evolución y elevación de nuestro espíritu.

Luz y Amor por siempre…

Miguel Ángel de la Cruz

¡Regístrate para recibir contenido exclusivo, y mantente al día!

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *