Inicio » Filosofía » Lo que debes saber sobre la «CUARENTENA» y cómo enfrentarla.
Paisaje con puesta de sol

Lo que debes saber sobre la «CUARENTENA» y cómo enfrentarla.

El Ing. Miguel Ángel de la Cruz hace un breve análisis de la cuarentena y el impacto del COVID-19 en los diferentes ángulos como el cabalístico, psicológico, filosófico, económico, social y espiritual; así como preguntarnos qué nos deja o nos dejará como enseñanza para esta generación y generaciones futuras.

Como enfrentar la cuarentena

El Año 2020 ha traído grandes sorpresas para toda la humanidad, la mayoría de ellas experiencias desagradables y lamentables para los seres humanos. Hoy en día el mundo entero está arrodillado ante la pandemia del “Coronavirus COVID-19”.  Te exhorto a que puedas leer el artículo completo y así sacarle el mejor de los provechos.

 Análisis cabalístico

El año 2020 sumado cabalísticamente da como resultado el número 4 (2+0+2+0 = 4) y si sumamos 20+20 es igual a 40 que finalmente resulta en el número 4. Además, estamos en CUARENTENA (40) que si lo sumamos también da como resultado el número 4, y para ponerlo más interesante estoy escribiendo esto en el mes de abril, el 4to mes del año, que para mí este mes será un mes crucial en el combate y experiencia mundial contra la pandemia COVID-19, todo indica que el mes de abril marcará un antes y un después de esta pandemia. Como podemos apreciar todo gira en torno al número 4.

¿Qué significa o representa el número 4? 

Según la cábala el número 4 significa estabilidad, orden, realización y organización. Poder material y espiritual al mismo tiempo. Representa las bases sólidas en la que debemos sustentar todo lo que hacemos en nuestras vidas para lograr el éxito. Es la Magnificencia y la pericia. Nos invita a actuar de manera reflexiva en las decisiones que tomaremos en cada momento. Como todo en la vida tiene dos polos, el 4 también posee características opuestas como lo es el desequilibrio, obstinación, rigidez, terquedad, pesimismo, resistencia al cambio y apego a los dogmas y creencias, provoca ascensos y descensos en la economía.

El número 4 está presente en muchos aspectos de la vida como son: Los 4 elementos de la naturaleza, los 4 puntos cardinales, las 4 estaciones, las 4 fases de la luna, los 4 evangelios, las 4 Vedas, las 4 edades, los 4 humores, en las Constelación de Cáncer pues es la cuarta constelación, etc.

En el tarot egipcio la carta 4 representa la “El Emperador” –El íntimo, el Real Ser. Tiene como axioma trascendente “Al trabajo de tus manos, da bendición, y en el del pensamiento, pon corazón”. Esta carta invita al control de lo material y el dominio de sí mismo, además de los contactos afectivos intensos. Si actuamos correctamente, de acuerdo a esta carta, resultará en éxitos y elevación interior; pero de lo contrario resultará en distanciamientos, frialdad afectiva, desconcierto y despedidas.

Tomando en consideración la situación actual de cuarentena, la carta 40 del tarot egipcio lleva por nombre “El presentimiento”. Esta carta nos dice que –siempre hay un retoño de esperanza-; además nos invita a la –reflexión-, pero de lo contrario nos dice que tendremos –amenaza de ruinas y efectos contrariados-.

Análisis psicológico

El impacto psicológico de esta cuarentena es devastador, sorprendente y liberador. El COVID-19 ha obligado a todos los seres humanos a enfrentarse a sí mismos y sacar a flote muchos elementos psicológicos que no conocíamos. Recuerda que los eventos y la convivencia son el escenario donde se manifiestan nuestras virtudes y nuestros defectos psicológicos que están escondidos en nuestra psiquis.

Las personas regularmente tienen cierta resistencia al tema psicológico, tiene la idea errónea de que si le hablan de psicología es porque están locos y si le hablan de la psiquiatría peor aún. En realidad, todos deberíamos ver el tema psicológico como algo normal y natural en nuestras vidas, mientras mejor conozcas tu psiquis más conocimientos de ti mismo tendrás. Nadie puede transformar o cambiar algo que no conoce, por tanto, solo conociéndote a ti mismo podrás cambiar tu vida.

Uno de los aspectos psicológicos de mayor presencia en la cuarentena es la Ansiedad.  Es natural que eso suceda, estamos luchando con un enemigo Invisible, impredecible, no sabemos qué pasará con nosotros o nuestros seres queridos. Este virus se parece a los asuntos espirituales que si no lo experimentas no puedes comprenderlos; muchos han tomado esto a relajo hasta que lo viven de cerca o en su propio pellejo. Nos sentimos indefensos ante algo microscópico, tan pequeño que nuestros sentidos físicos no nos sirven para detectarlo; sin embargo, existe y es peligroso, demostrándonos los frágiles que somos. El orgullo y la arrogancia que nos hacen creer superiores o más grande que los demás, vino algo tan pequeño y nos hace entender que todos somos iguales, todos somos vulnerables y que todo aquello que nos hacía pensar de esa manera es insignificante e ilusorio. Nos obligó a reflexionar.

Los episodios de ansiedad son muy frecuentes tanto en los que casi nunca se le manifiesta de manera notoria, como en aquellos que sufren de trastornos de ansiedad, que como era de esperarse, en muchos casos esta situación agravará los cuadros psicológicos de estos últimos llegando a provocar efectos muy delicados en su integridad física y mental.

La ansiedad es una respuesta o reacción del organismo ante estímulos reales o imaginarios que se consideran una amenaza o de peligro, provocados regularmente por nuestros pensamientos con un bombardeo de ideas, imágenes, conceptos, creencias, etc. Todo esto desencadena una reacción química en nuestro cuerpo que segrega una serie de hormonas para prepararnos para la supuesta amenaza que en la mayoría de los casos es ficticia, pero el cuerpo tiene que lidiar con la carga de neurotransmisores sin necesitarlos realmente, esto trae como consecuencias efectos secundarios en nuestra salud.

  “He tenido miles de problemas en mi vida. La mayoría de ellos nunca sucedieron en realidad”.

Mark Twain

La ansiedad es provocada por un exceso de pensamientos e imaginaciones del futuro. Nos llenamos de preocupaciones, miedos, estrés, entre otras emociones negativas por la incertidumbre que estamos viviendo. El no saber qué pasará en el futuro con la salud, con el trabajo, con la familia, con el hogar, con los proyectos, etc., nos desconcierta bastante. No tener el control nos llena de ansiedad, porque hoy en día las cosas que están pasando no están en nuestras manos. Entonces surgen otros elementos psicológicos como la impotencia, frustraciones, depresiones, etc.

“Las amenazas a nuestra autoestima o la idea que nos hacemos de nosotros mismos, causan con frecuencia mucha más ansiedad que las amenazas a nuestra integridad física”

Sigmund Freud

Por ejemplo, muchas personas se van a deprimir y pueden llegar al punto hasta de quitarse la vida. Imaginemos todos los planes, proyectos, sueños, metas, esperanzas que fueron eliminadas y vuelto añico por este virus que azota hoy a la humanidad. Sumado a esto está la triste realidad de aquellos que han perdido sus empleos, su hogar, su estabilidad, familiares o seres queridos que han fallecido por la causa del COVID-19, las cosas que no lograron hacer en sus vidas porque vivieron pendientes de un futuro incierto, etc.; sin duda estos hechos asaltan nuestras mentes, afectan nuestra psiquis y luego se traduce en una manifestación física terrible que nos cambia la vida para siempre. He aquí donde cada ser humano debe empezar a dominarse a sí mismo y salir de este estado emocional crítico y seguir hacia delante.

Para aquellos que quizás no podemos salir solos de este estado emocional, pues para eso están los profesionales del comportamiento humano que son los psicólogos y psiquiatras. No permitas bajo ninguna circunstancia quedarte estancado en ese estado, has lo que sea necesario para seguir hacia adelante, lo que pase así tenía que pasar, y ya verás que esta humanidad saldrá de esta crisis y seremos más fuertes que antes.

Otros nos veremos enfrentados a nuestras fobias y temores como es el caso de sentirse encerrados, solos y sin poder tener el control de la realidad. A nadie le gusta sentirse preso y que lo priven de la libertad, pero es lo que nos ha tocado vivir a la mayoría. No se puede luchar con aquello que no tenemos el control, porque no importa tu reacción psicológica, la realidad seguirá igual, no cambiará nada, por tanto, debemos colaborar con lo inevitable. Siempre he dicho que no debemos preocuparnos por aquello que no tenemos el control, y que de lo único que tenemos el control (y no siempre) es de nuestras reacciones ante los eventos, de nosotros depende y de nadie más.

Estoy consciente que para muchos cuando estamos solos es cuando estamos peor acompañados, porque es ahí donde surgen pensamientos, recuerdos, imágenes e ideas que nos torturan, que nos hacen sentir mal, que nos conducen a un abismo emocional terrible y que por eso muchos optan por la distracción externa, ocupando sus mentes en otras cosas, como la diversión, el trabajo, el compartir, etc., pero en esta ocasión la pandemia nos ha quitado todo aquello que mantenía nuestra mente ocupada dejándonos frente a frente con nosotros mismos. Quiero decirte que nos han dado una gran oportunidad si tomamos esto de manera positiva. Ahora tenemos la oportunidad de enfrentar eso que nos vive carcomiendo el alma, que nos vive sometiendo a sufrimientos y mucho dolor, es hora de que nos curemos y comprendamos las causas de muchos trastornos psicológicos que nos afectan.

Debemos aprender a aceptar la realidad, aceptarnos a nosotros mismos. No podemos escapar de nosotros mismos, por más que huyamos será inútil. Muchos le tienen miedo a su interior, y es natural, la mayoría le tememos a la oscuridad. No podremos transformarnos si no nos enfrentamos a nosotros mismos. La principal misión que tenemos en esta vida es con nosotros mismos, es mejorarnos y cada día ser una mejor versión de nosotros mismos. Busca e investiga las herramientas que necesites y con voluntad y disciplina te aseguro que lograrás sacar provecho positivo de esta situación y te convertirás en un mejor ser humano.

A otros nos toca atravesar la realidad de una convivencia familiar más intensa, con nuestros hijos, con nuestras parejas, con nuestros familiares, o con aquellos que nos haya tocado esta cuarentena. Si bien es cierto, esta convivencia sacará a flote muchas emociones reprimidas y nos veremos enfrentados a toda clase de eventos donde podremos visualizar, (siempre y cuando estemos atento a nuestra psiquis) todos aquellos defectos psicológicos que no pensábamos que éramos capaces de tenerlos y mucho menos de reaccionar de cierta forma.

Recuerda nada es al azar, todo en la vida tiene un propósito y depende de ti descubrirlo. Por pequeño que sea el evento hay una lección o sabiduría escondida. Debes preguntarte cuál es la lección para ti en cada una de las situaciones que vivas.

Ahora bien, ¿qué debemos hacer ante esta situación y sacar el mejor provecho positivo? Lo primero es, que para empezar a eliminar los episodios de Ansiedad debemos aprender a vivir el presente, el AQUÍ y AHORA. No sabemos qué pasará en el futuro y ya el pasado no existe.

Mientras más logres mantener tu mente en el presente no habrá cabida ni alimento para la ansiedad o para la depresión. Cada vez que tu pensamiento vuele hacia el futuro o al pasado, con tu voluntad y disciplina mental trae tu atención y conciencia al momento presente, empieza a ejercitar tu mente de que debe estar aquí y ahora, trata de sentir tu respiración, tus latidos del corazón,  concéntrate en lo que estás haciendo, si te estás bañando solo báñate, si estás comiendo pues come, si estás viendo una película o leyendo pues que tu mente esté solo en eso, y en el momento que te toque analizar o tomar un decisión pues en eso debe estar tu mente, una vez termines esa tarea tu mente no debe quedarse ahí o irse a un evento que aún no ha sucedido.

También recomiendo la meditación. Para muchos esto ni por la mente le pasa y más aún si nunca lo han hecho, pero es una buena época para empezar a sacar un espacio para la meditación. Antes era una excusa porque no había tiempo, ahora tenemos demasiado tiempo y ni así lo hacemos, dejando demostrado que el problema no era el tiempo, sino que no había una disciplina mental y que no había una disposición real para hacerlo. Busca información sobre la meditación, elige las prácticas que más te gusten o en la que te sientas más cómodo, lo importante es que practiques.

Debemos agregar en esta época de la cuarentena hábitos que nos permitan elevar la vibración para tener un estado y pensamientos positivos. Para eso recomiendo leer buenos libros, escuchar música, ver películas y programas que evoquen el pensamiento positivo. Además, es una gran oportunidad para divertirse en familia.

No alimentes la ansiedad, mejor alimenta la paz y la armonía mental, lo demás vendrá por añadidura. Jesús nos enseñó hace miles de años que cada día tiene su propio afán, esto significa que debemos ocuparnos del día de hoy y cuando llegue el mañana pues nos ocupamos de ese día que siempre será hoy. Nadie vive, ni en el día de ayer ni en el día de mañana, porque siempre experimentarás el hoy. Recuerda que es a tu mente a la que hay que empezar a dominar.

Recuerda que la emoción es una consecuencia, la causa es el pensamiento, si transformas la causa, transformarás la consecuencia. Es muy difícil que puedas cambiar una emoción por otra, si deseas cambiar tu estado emocional debes hacerlo a través del pensamiento, pero necesitarás paciencia, ya que las emociones son más lentas en desaparecer que los pensamientos. Muchas veces queremos que las emociones desaparezcan en el instante y no es así, las emociones tienen mayor carga energética e involucran una respuesta de más neurotransmisores, músculos y electricidad que un pensamiento, por consiguiente, necesitan más tiempo en desaparecer y para eso necesitas quitarle el alimento que es tu forma de pensar, si cambias tus pensamientos podrás cambiar tus emociones.

Sin duda esta pandemia provocará un impacto psicológico en todos, algunos lo aprovecharán de manera positiva y ojalá fuera así en todos nosotros, pero estamos consciente que no será así, a otros le afectará de manera muy negativa, saldrán peores que antes, algunos se convertirán en parte del problema social. La idea de este artículo es que tratemos de tener una actitud positiva y extraer la sapiencia de este evento.

Otro elemento psicológico que surge en nosotros es la resistencia al cambio, la palabra cambio nos causa terror y nos resistimos a cambiar, esto se debe a que nos saca del estado de confort, y como no sabemos qué pasará con el cambio nos preocupa y nos llena de ansiedad, esa incertidumbre es la que nos llena de temor, estrés y ansiedad. Pero como dije anteriormente, el futuro es incierto, lo único real es el ahora, cuando viene a ver estos cambios nos beneficien, además gústenos o no el cambio no le detiene nadie. Vuelvo y te repito colaboremos con lo inevitable.

Análisis filosófico

La cuarentena nos ha obligado a todos a plantearnos muchas preguntas de índole filosófica, algunos de manera voluntaria y otros obligados por las medidas implementadas por los gobiernos y el ministerio de salud de los diferentes países.

Una de las preguntas que quizás muchos se han hecho es ¿qué es el tiempo? Cuando se menciona la palabra cuarentena, de inmediato pensamos en algo negativo para nosotros. Esta palabra tiene su origen religioso. En la Biblia se puede encontrar los 40 días que duró el diluvio universal, los 40 días que duró moisés en el monte, 40 días se ayudó de Jesús el Cristo, entre otros. La palabra «cuarentena» se origina de la frase italiana quaranta giorni, que significa «cuarenta días». Hoy en día se usa en la medicina como medida de aislamiento por un período de tiempo no específico.

Muchos decían es que no tengo tiempo para aquello o para lo otro, viene la cuarentena nos quita y nos desconecta de todo aquello que nos mantenía la vida ocupada y estresada, pero una vez en la casa, la mayoría no se dedica a eso que no hacía por la excusa del tiempo. Nos hemos dado cuenta de que si bien es cierto que invertíamos mucho tiempo en las actividades cotidianas del día a día, también nos dimos cuenta de que nos faltaba organización disciplina, voluntad y disposición.

Si no tenemos una disciplina mental es muy difícil que logremos los objetivos aun teniendo tiempo y mucho menos si no lo tenemos. Sería bueno que aprovechemos este tiempo y nos reorganicemos, no solo la casa, sino nuestra psiquis, nuestra alma, y poner en orden nuestro mundo interior, para sacar el mejor provecho de esta situación difícil que estamos atravesando en esta época de la humanidad.

¿Qué significa para nosotros esos 40 días? ¿Cómo hemos reaccionado o reaccionaremos ante una cuarentena?

El COVID-19 vino a enseñarnos lo frágiles que somos, nos hizo plantearnos qué es lo que realmente merece que le demos más valor e importancia en nuestras vidas.

La mayoría nos cuestionamos ¿qué es la libertad?,  ¿realmente somos libres? La cuarentena nos encerró a todos, hoy en día no podemos hacer muchas cosas que habíamos planificado; otras que quisiéramos hacer, pero que tampoco podemos, eso nos llena de impotencia.

Existe otro punto interesante y es la esclavitud mental, ¿te sientes libre de tu propia mente?, ¿puedes controlar tu mente? En tiempos de cuarentena te vez enfrentado a ti mismo en tu soledad y desconectado de todo aquello que mantenía tu mente ocupada, todo esto te conduce a plantearte otra pregunta: ¿qué es el libre albedrío?

Supuestamente eres libre de elegir, pero lamentablemente no puedes elegir algo que no está en el menú, no puedes jugar otras cartas que no sean las que te dieron en un juego de póker, solo puedes elegir dentro de las opciones que te presente la vida, entonces tu libertad y tu libre albedrío están condicionados por el destino. Entonces te surgen otras preguntas como son: ¿qué es el destino?, ¿quién determina el destino?, ¿por qué te tocó ese destino?

Si profundizamos nos damos cuenta de que hay muchas preguntas que nos desconciertan y nos hace temblar el piso de donde teníamos sustentadas nuestras creencias o nuestra forma de pensar ante el mundo. Lo interesante es que tu libre albedrío y el destino no son contradictorios, sino que coexisten entre sí. De ti depende cómo usarás la información que recibirás de tus reflexiones, quiero que sepas que cada vez que intentas buscar una de estas respuestas te acercas por ti mismo a la verdad. El Porqué es lo que nos mueve, es el impulso en la búsqueda incesante de la verdad.

Este tiempo de cuarentena debes aprender a vivirlo sabiamente, busca información, libros, textos, personas que te ayuden a comprender mejor los procesos y fenómenos de la vida. Mientras más sabio eres mejor vivirás. El COVID-19 vino para enseñarnos que hay otras cosas más importantes que debemos prestarle atención, cada quién de ahora en adelante sabrá cuál es la prioridad de importancia en la que debemos colocar las cosas de nuestras vidas. Sin duda en el transcurso y después de esto nuestra forma de pensar no será la misma. De ti depende si este evento mundial repercute en ti de manera positiva o de manera negativa.

“La verdadera libertad consiste en el dominio absoluto de sí mismo”

Michel de Montaigne

Esta pandemia y el período de aislamiento han hecho que muchos cuestionen el papel de Dios y de satanás en todo lo que sucede en el mundo. Si caes en ese juego no entenderás el proceso que tiene que ver contigo, no podrás extraer la sabiduría oculta de este evento. Ya está bueno de cuestionar todo lo exterior, es hora de que cuestiones y reflexiones en elementos internos, todo aquello que tiene que ver contigo y en lo que tú formas partes. Es muy fácil echarle la culpa a un murciélago, a un chino, a un laboratorio, a los gobiernos, a satanás o a Dios; sin embargo, aunque encuentres la causa de esta pandemia, eso no cambiará en nada tu realidad ni la experiencia que estás teniendo. Debes preguntarte cuál es la lección para ti de este evento, recuerda que nada en la vida es al azar.

“El hombre es su alma, y, por lo tanto, es de nuestra alma de lo que debemos cuidar ¿Pero cómo llegar a ser virtuosos? Ante todo conociéndose a sí mismos. No se puede salir verdaderamente de la ignorancia, sino aprendiendo a conocerse a sí mismo. Ahora bien: conocerse a sí mismo no es conocer su cuerpo, pues el que conoce su cuerpo conoce lo que es de él, lo que le pertenece, pero no se conoce a sí mismo. Conocerse a sí mismo es conocer su alma.”

Socrates

Esta pandemia nos niveló de cierta manera, porque aún encerrado en nuestras casas estamos viviendo experiencias diferentes, cada uno tiene condiciones y eventos diferentes, desde la familia, empleos, clase social, salud, geografía, etc. Lo que sí importa es la sapiencia que puedas extraer de esta situación. Es parecido a la muerte, nadie podrá escapar de la muerte, pero nadie quiere morir de este virus, sabemos que todos nos moriremos de una forma o de otra, la muerte nos asecha a todos, y como este virus es un enemigo invisible no sabemos si nos tocará o no. La pregunta es: ¿por qué a unos le toca morir de este virus y a otros no? Aquí aprovecho para dejarte una frase del filósofo Epicuro:

“No hay necesidad de preocuparse por la muerte; mientras existimos la muerte no está presente, y cuando la muerte se presenta ya no existimos.”

Epicuro

Reflexiona: solo tienes el presente, el pasado ya no existe y el futuro es incierto. Si algo nos ha enseñado esta pandemia y la cuarentena es que la vida nos puede cambiar en un instante, y muchas cosas que dejamos para un futuro no sabemos si la podremos cumplir, y por estar afanados en lo que pasaría en un futuro nos olvidamos de lo que realmente importa -el presente-, -este momento-. Debemos cambiar nuestra forma de pensar si queremos elevar nuestro nivel de consciencia. Con la actitud que enfrentemos esta etapa hará la diferencia, esto me recuerda una frase que encontré en el libro “Inteligencia Espiritual” de Dan Millman:

«Dos hombres miraron a través de los barrotes de una prisión; uno vio polvo, el otro vio estrellas«.

Dan Millman

 

Análisis económico

Unos de los impactos más visibles y evidentes es el efecto económico que ha provocado y seguirá provocando este virus. Este enemigo invisible microscópico ha puesto de rodillas al mundo, ha paralizado la maquinaria productiva y puso a temblar los cimientos de la economía global, y que no decir de la economía particular. Sabemos que todo en la vida es relativo, y que el efecto de un evento no repercutirá igual para todos los seres humanos, país y gobiernos del mundo.

Esta pandemia detuvo casi a todos los sectores productivos del mundo. Ha obligado a los gobiernos, a las grandes potencias, y a cada ser humano de manera particular, a reflexionar en el sistema económico que nos permite ganarnos la vida y en la forma de hacer negocios. Ha inclinado a los diferentes sectores a buscar nuevas estrategias y modalidades de hacer el comercio acelerando la maquinaria tecnológica y el comercio digital.

Puso en evidencia la fragilidad de los sistemas económicos, no importa si es socialista o capitalista, todos están afectados. Puso en evidencia que por grande que nos creamos por nuestra solidez económica un simple virus puede transformar radicalmente nuestra vida.

Lamentablemente hoy en día muchas personas han perdido sus empleos, han quebrado sus negocios, otros están pasando grandes necesidades y carencias, otros ni el dinero ha podido salvar sus vidas. Es una situación triste y lamentable que debe llevarnos a meditar en la fragilidad y dependencia de la supervivencia del ser humano.

La principal medida que se ha tomado para controlar la pandemia es el aislamiento social y la cuarentena, y es correcta, pero esta medida no es tan fácil de aplicar para aquellos que el sustento depende de los ingresos que generan día a día, que para poder comer deben salir diario a buscar su sustento y el de sus familias. Muchos empresarios están con las manos atadas porque quizás no puedan sostener sus empresas o negocios y poder pagarles los salarios a sus empleados, lo cual provoca una reacción en cadena.

Los gobiernos de los diferentes países deben reflexionar y darse cuenta cuáles deben ser las medidas políticas claves para el desarrollo de los pueblos y cuáles sectores deben ser fortalecidos que han quedado en evidencia su vulnerabilidad en esta pandemia.

Hemos visto la importancia de la ciencia y la tecnología para enfrentar la pandemia y sostener la maquinaria económica del mundo. La cual crecerá y será incorporada en los diferentes sectores productivos.

Vemos como el sector de la salud, la medicina y alimentario se han convertido una vez más en las bases principales de supervivencia, todo se puede detener, pero estos sectores no nos podemos dar el lujo de detenerlos. Ojalá los gobiernos se den cuenta del valor de estos sectores y de aquellas áreas del aparato económico que debemos fortalecer, proteger e impulsar para el buen desarrollo de la humanidad y superar esta crisis.

Sabemos que para la mayoría de los seres humanos su principal prioridad y motor en sus vidas es lo económico, poniendo en segundo plano otras cosas; sin embargo, esta crisis nos ha hecho reflexionar y poner los pies en la tierra para que empecemos a valorar muchas cosas que son de suma importancia en nuestras vidas y que le hemos dado la espalda por mantenernos ocupado detrás del dinero.

Espero que podamos adaptarnos, tener paciencia, mucha fe, confianza y buenas expectativas para superar esta crisis. El mundo cambiará, eso lo veremos en los próximos días y estos cambios, sin duda nos dejarán grandes enseñanzas. Surgirán nuevos modelos de negocios, nuevas estrategias, nuevas medidas gubernamentales, la moneda y la forma que hacemos las transacciones comerciales darán un giro.

Hemos superado etapas muy difíciles en tiempos pasados y esta la vamos a superar y seremos más fuertes. Te exhorto a que reflexiones en tu estilo de vida y revalúes tu forma de pensar en el sentido económico y puedas adaptarte a los nuevos cambios. Estamos en un proceso evolutivo constante en todos los aspectos de nuestra vida y el económico no es una excepción.

“No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, tampoco es la más inteligente la que sobrevive. Es aquella que se adapta mejor al cambio”

Charles Darwin

Análisis social

Como todos saben el comportamiento social es el resultado de la cultura, nivel de educación, creencias, dogmas, etc., que posee el ser humano en la parte geográfica que le ha tocado vivir. Dentro de todo eso el comportamiento individual y colectivo será regido por el nivel de consciencia y la calidad de la psiquis.

Esta pandemia ha puesto en evidencia lo que realmente somos como especie, el tipo de persona que somos y de lo que somos capaces de hacer. Las crisis sociales son eventos que ponen a prueba las cualidades humanas tanto las positivas como las negativas. En tiempos de necesidades, incertidumbre, miedo, ansiedad, vulnerabilidad y desde posiciones de poder se demuestra el tipo de persona que somos.

Hemos visto toda clase de comportamientos en los diferentes países del planeta. En mi país por ejemplo el primer día del toque de queda más de 1,700 personas fueron apresadas, que en vez de quedarse en sus casas les tocó dormir en las cárceles. Todos los días apresan a personas por no acatar las medidas de los gobiernos, aunque estas medidas son para protegernos a nosotros mismos, muchos no tienen consciencia de su importancia y esto es lo triste.

Estamos en medio de una crisis social y sanitaria, donde los ministerios de salud y Organización Mundial de la Salud (OMS) han trazado pautas y medidas para protegernos de este virus COVID-19, sin embargo, muchos no hacemos caso y actuamos de manera irresponsable e inconsciente sin medir las consecuencias para sí mismos y los demás. Somos tan inconscientes que es necesario usar el poder militar para obligarnos a cumplir normas que a pesar de que nos benefician no les hacemos caso.

En el momento de abastecernos de las provisiones alimenticias y de las demás necesidades, surge el egoísmo, el atropello, el abuso, la irresponsabilidad, malicia y muchos elementos negativos que afloran en el comportamiento social. La más notable es el egoísmo, donde solo pensamos en nuestro bienestar particular sin pensar por un segundo en el bienestar colectivo.

La humanidad va dando pasos en su evolución en la convivencia, muchos han llevado un mensaje de unidad e igualdad entre los pueblos para que tengamos las mismas oportunidades, sin embargo, si somos realistas nos falta mucho todavía para eso. Se ha hablado de construir puentes en vez de muros, pero ¿qué hubiera pasado en esta situación si no hubiera fronteras? Si nosotros no podemos hacer ni siquiera una fila de manera ordenada y comportarnos de manera civilizada, menos tendríamos la consciencia para un bienestar común de mayor envergadura. Hay que seguir trabajando en la educación y en la elevación del nivel de consciencia y eso se logra perfeccionando nuestra conducta, eliminando los defectos psicológicos que nos hacen daño a nosotros mismos  y a los demás.

Hay un fenómeno que no podemos dejar de mencionar y es el fenómeno de las redes sociales. Las redes sociales han sido un arma poderosa para la sociedad hoy en día, pero como en todas las cosas, tienen sus luces y sus sombras. Las redes sociales nos han permitido estar conectados con todo lo que sucede a nivel mundial, unirnos, identificarnos con el dolor ajeno, nos ha permitido expresarnos sin el filtro o manipulación de algunos medios de comunicación y de los gobiernos. Son una herramienta poderosa que la podemos usar para el bienestar colectivo; sin embargo, también se ha convertido en un arma poderosa para que aquellas personas mal intencionadas y llenas de maldad, que la usan para desinformar, causar pánico, hacer daño a los demás, difamar, crear informaciones falsas y muchas cosas más, esto es muy lamentable y triste.

En esta época de la humanidad estamos más interconectados que nunca, estas herramientas como las redes sociales, los medios de comunicación, el internet, el avance tecnológico y digital son de vital importancia para nosotros, pero que triste ver como personas llenas de maldad las usan para causar daño. Ojalá que esta pandemia nos permita reflexionar en estos aspectos y convertirnos en una mejor sociedad que podamos convivir con un sentido más humano y menos salvaje.

Dentro de los avances de la tecnología tenemos el área de entretenimiento, ¿te imagina cómo sería la actitud de enfrentar esta pandemia sin las redes sociales, sin la televisión y las plataformas para ver películas, series documentales, noticias etc.? Pero gracias a estos avances podemos tomar de manera más relajada la pandemia, nos sirven como una especie de desahogo para entretenernos y dentro del caos disfrutar y reírnos.

Hoy en día dependemos de aquellos que producen alimentos, de esos campesinos que para muchos que viven en las ciudades son seres inferiores y los ven con desdén. Que no decir de los policías y las fuerzas militares que tienen que salir de sus hogares y hacer cumplir la ley a muchos de nosotros que actuamos sin consciencia. Y no pueden faltar los grandes héroes de esta crisis, que son todos aquellos que pertenecen al equipo de salud, médicos, enfermeras y todo el personal de apoyo del sector salud, ellos están en el primer frente de batalla combatiendo esta pandemia y rogándole a Dios que los protejan para seguir salvando vidas. Que Dios bendiga a todas estas personas que trabajan en estos sectores antes mencionados, si bien es cierto que hay más sectores de importancia, estos son los que llevan la carga más pesada en estos momentos.

“Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada”

Nelson Mandela

El COVID-19 pone de manifiesto de manera más contundente una verdad cruda y fuerte como lo es la diferencia de clases sociales. La clase alta puede llenar sus neveras, despensas y sus depósitos de alimentos y provisiones para todas sus necesidades para muchos meses incluso años; la clase media puede sobrevivir en mucha menor proporción, pero puede sostenerse por un buen tiempo, sin embargo la clase baja, los más pobres y vulnerables la tienen mucho más difícil y muy cuesta arriba.

La mayoría de los de arriba o clase alta piensan muy poco en los de abajo o aquellos de escasos recursos, muy pocos se desprenden de su opulencia para ayudar a los más necesitados y como la mayoría no están acostumbrados a las carencias se les hace difícil comprender a los pobres, se convierten en seres indiferentes al dolor ajeno.

En la clase media existen muchos factores que se viven en la clase alta y otros que se viven en la clase más baja; sin embargo, la mayoría de los pobres de clase baja, se acuestan sin saber que comerán al otro día, no tienen los recursos ni las posibilidades de almacenar alimentos y provisiones para muchos días. Es una situación muy desgarradora, esto exacerba aún más su estado de precariedad, deseando no ser pobre y querer vivir como los ricos, pero como están acostumbrados a lo simple y a no tener la preocupación de perder muchas cosas materiales, se adaptan a los cambios con más facilidad, están acostumbrados a vivir en situaciones difíciles, cosa que a un rico se le complica lograrlo.

Los gobiernos deben cambiar su forma de hacer política y pensar más en el bien colectivo, ayudar a los sectores más vulnerables a sobrellevar esta crisis tan terrible para ellos. Es muy fácil quedarse en casa cuando tienes todas tus necesidades resueltas, viven en mansiones, hasta con piscinas, áreas de recreación y patio, pero es triste ver cómo viven muchas personas en una casita que apenas está de pie, donde lo poco que consiguen apenas alcanza para los miembros de la familia y duermen unos arriba de otros con poco espacio.

Esta es una época que nos permite reflexionar en las desigualdades sociales, en los diferentes niveles de consciencia y comprender que somos una misma especie y que por tanto usemos nuestro cerebro para ayudarnos mutuamente en el proceso evolutivo y construir una mejor sociedad en los días venideros.

“Tener fuertes convicciones es el secreto para sobrevivir a las privaciones, tu espíritu puede estar lleno, incluso cuando tu estómago está vacío”

Nelson Mandela

Análisis espiritual

No podía quedarse en el impacto de esta pandemia el aspecto espiritual. Aunque muchos no crean en el alma ni en nada espiritual, este virus ha puesto a pensar a muchos. Si algo se parece a lo espiritual es este enemigo invisible.

Es un momento importante para el crecimiento espiritual, lamentablemente muchos lo harán basados en el miedo, lo correcto sería hacerlo de manera consciente, es de la única manera que ese cambio perdura, cuando el cambio es impulsado por el miedo, luego cuando ese miedo desaparece tendemos a volver a caer en la misma actitud anterior.

La pandemia le puso un freno a todo aquello que impide que muchos vuelquen su mirada hacia lo espiritual. Ya no existe la prisa, vemos muy poco el reloj y hasta la noción de los días la perdimos. Hoy la economía, los trabajos, los compromisos, las cosas materiales han sido estremecidos por la pandemia. Esto ha dado paso a que el ser humano empiece a valorar el aspecto espiritual de diferentes ángulos y formas.

Las creencias religiosas, dogmas y profecías resurgen y recobran los ánimos tomando posesión de las mentes de la mayoría de las personas que ante un enemigo invisible se sienten impotentes. Es penoso que busquemos de Dios y nos recordemos de nuestro espíritu en tiempos de crisis, que maravilloso es cuando lo hacemos de manera consciente todos los días sin importar la condiciones.

Lamentablemente muchas religiones y algunos guías espirituales usan estos tiempos de crisis para crear más pánico en la población y seguirlos manipulando para mantenerlos como ovejas ciegas en sus respectivos rebaños. Manipulan las sagradas escrituras para inventarse profecías y hacerles creer que ya llegamos a los tiempos del fin de la humanidad. Lo triste es ver que esas religiones y guías han hecho lo mismo en otras épocas más difíciles que esta, se han equivocado múltiples veces y aun así sus seguidores no despiertan y le siguen creyendo.

A Dios se busca por amor, por consciencia, por la necesidad de cumplir con un papel como seres humanos y para convertirnos en mejores personas. El tiempo del fin nadie lo sabe aún, por tanto, no se dejen manipular, actúen con fe, esperanza, confíen en Dios, pero no caigan en las garras de estos oportunistas que en muchos casos lo que le importa es el dinero que recaudan, muchos lo que son es comerciantes de la fe e ignorancia de las personas que los siguen.

Muchos religiosos criticaban y decían que la ciencia es satánica y que es el anticristo, etc.; sin embargo, ahora están mudos, los veo usando micrófonos, computadoras e incluso haciendo sus cultos y congregaciones de manera virtual, se valen de la medicina y equipos médicos creados por la ciencia y la tecnología, entonces querido lector es tiempo de ser conscientes y objetivos, el fanatismo no nos lleva a ningún lado, al contrario nos ciega y nos separa del resto de la humanidad, no nos deja ver con claridad la verdadera manifestación divina del creador y de los seres divinos.

Yo pregunto ¿dónde están los adivinos y aquellos que interpretan los horóscopos que salen diariamente en los periódicos y redes sociales?, hoy estamos en una cuarentena mundial y ha quedado en evidencia que esas cosas no sirven para nada. La astrología es una realidad y doy testimonio de su veracidad, debemos estudiar nuestros signos zodiacales, las influencias de los astros en toda la creación y las características positivas y negativas que influyen en nosotros desde nuestro nacimiento, pero de ahí a usarla como comercio y dizque diariamente profetizar cuál será el norte de nuestras vidas no tiene razón de ser.

Estos eventos son de gran importancia porque revolucionan la consciencia del ser humano, nos ponen contra la pared y frente a un espejo, nos hacen cuestionarnos y ponen en tela de juicio nuestras creencias, tradiciones, dogmas y paradigmas que en vez de liberarnos nos han mantenido presos con la consciencia dormida.

Este es un momento que nos invita a reflexionar, a meditar y volcar nuestra mirada hacia el interior. Es hora de que el ser humano comprenda que es algo más que un simple pedazo de carne o una máquina que piensa. El camino espiritual es muy especial y sagrado, ojalá que todos nos dediquemos a crecer en espíritu, en perfeccionarnos cada día más y despertar nuestra consciencia.

Estos hechos cambiarán nuestra forma de pensar, de ahora en adelante vamos a ver la vida con otros ojos, sin duda vamos a crecer a causa de esta crisis. ¿Sabías que puedes durar toda una vida sin despertarte? Te invito a que trates de conocer quién eres, por qué estás aquí en la tierra, es decir, el objetivo de tu existencia. Trata de que cada acción o decisión estés lo más consciente posible. Mantén una actitud positiva, aliméntate lo más sano que puedas, evita pensamientos y emociones negativas, no le hagas daño a la naturaleza, ni a los demás y mucho menos a ti mismo, de esta forma irás creando las condiciones para mejorar tu destino y tu vida. Recuerda para ser hay que dejar de ser, y de lo sembrado será la cosecha. Espero que en el ser superior que creas te bendiga, te guíe y te proteja siempre.

Luz y amor por siempre…
Miguel Ángel de la Cruz

Libro muertos con vida disponible en Amazon

¡Regístrate para recibir contenido exclusivo, y mantente al día!

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *