Inicio » Psicología » Impacto psicológico de la pandemia COVID 19. Verifica si esto te está pasando.

Impacto psicológico de la pandemia COVID 19. Verifica si esto te está pasando.

Impacto psicológico de la pandemia por covid 19.

El impacto psicológico de esta cuarentena es devastador, sorprendente y liberador. El COVID-19 nos ha obligado a todos a enfrentarnos a sí mismos y sacar a flote muchos elementos psicológicos que no conocíamos. Recuerda que los eventos y la convivencia son el escenario donde se manifiestan nuestras virtudes y nuestros defectos psicológicos que están escondidos en nuestra psiquis.

Las personas regularmente tienen cierta resistencia al tema psicológico, tienen la idea errónea de que si le hablan de psicología es porque están locos y si le hablan de la psiquiatría peor aún. En realidad, todos deberíamos ver el tema psicológico como algo normal y natural en nuestras vidas, mientras mejor conozcas tu psiquis más conocimientos de ti mismo tendrás. Nadie puede transformar o cambiar algo que no conoce, por tanto, sólo conociéndote a ti mismo podrás cambiar tu vida.

Uno de los aspectos psicológicos de mayor presencia en la cuarentena es la Ansiedad.  Es natural que eso suceda, estamos luchando con un enemigo Invisible, impredecible, no sabemos qué pasará con nosotros o nuestros seres queridos. Este virus se parece a los asuntos espirituales que si no lo experimentas no puedes comprenderlos; muchos han tomado esto a relajo hasta que lo viven de cerca o en su propio pellejo. Nos sentimos indefensos ante algo microscópico, tan pequeño que nuestros sentidos físicos no nos sirven para detectarlo; sin embargo, existe y es peligroso, demostrándonos los frágiles que somos. El orgullo y la arrogancia que nos hacen creer superiores o más grande que los demás, vino algo tan pequeño y nos hace entender que todos somos iguales, todos somos vulnerables y que todo aquello que nos hacía pensar de esa manera es insignificante e ilusorio. Nos obligó a reflexionar.

La ansiedad

Los episodios de ansiedad son muy frecuentes tanto en los que casi nunca se le manifiesta de manera notoria, como en aquellos que sufren de trastornos de ansiedad, que como era de esperarse, en muchos casos esta situación agravará los cuadros psicológicos de estos últimos llegando a provocar efectos muy delicados en su integridad física y mental.

La ansiedad es una respuesta o reacción del organismo ante estímulos reales o imaginarios que se consideran una amenaza o de peligro, provocados regularmente por nuestros pensamientos con un bombardeo de ideas, imágenes, conceptos, creencias, etc. Todo esto desencadena una reacción química en nuestro cuerpo que segrega una serie de hormonas para prepararnos para la supuesta amenaza que en la mayoría de los casos es ficticia, pero el cuerpo tiene que lidiar con la carga de neurotransmisores sin necesitarlos realmente, esto trae como consecuencias efectos secundarios en nuestra salud.

“He tenido miles de problemas en mi vida. La mayoría de ellos nunca sucedieron en realidad”.

Mark Twain

La ansiedad es provocada por un exceso de pensamientos e imaginaciones del futuro. Nos llenamos de preocupaciones, miedos, estrés, entre otras emociones negativas por la incertidumbre que estamos viviendo. El no saber qué pasará en el futuro con la salud, con el trabajo, con la familia, con el hogar, con los proyectos, etc., nos desconcierta bastante. No tener el control nos llena de ansiedad, porque hoy en día las cosas que están pasando no están en nuestras manos. Entonces surgen otros elementos psicológicos como la impotencia, frustraciones, depresiones, etc.

“Las amenazas a nuestra autoestima o la idea que nos hacemos de nosotros mismos, causan con frecuencia mucha más ansiedad que las amenazas a nuestra integridad física”

Sigmund Freud

Por ejemplo, muchas personas se van a deprimir y pueden llegar al punto hasta de quitarse la vida. Imaginemos todos los planes, proyectos, sueños, metas, esperanzas que fueron eliminadas y vuelta añicos por este virus que azota hoy a la humanidad. Sumado a esto está la triste realidad de aquellos que han perdido sus empleos, su hogar, su estabilidad, familiares o seres queridos que han fallecido por la causa del COVID-19, las cosas que no lograron hacer en sus vidas porque vivieron pendientes de un futuro incierto, etc.; sin duda estos hechos asaltan nuestras mentes, afectan nuestra psiquis y luego se traduce en una manifestación física terrible que nos cambia la vida para siempre. He aquí donde cada ser humano debe empezar a dominarse a sí mismo y salir de este estado emocional crítico y seguir hacia delante.

Para aquellos que quizás no podemos salir solos de este estado emocional, pues para eso están los profesionales del comportamiento humano que son los psicólogos y psiquiatras. No permitas bajo ninguna circunstancia quedarte estancado en ese estado, has lo que sea necesario para seguir hacia adelante, lo que pase así tenía que pasar, y ya verás que esta humanidad saldrá de esta crisis y seremos más fuertes que antes.

Otros nos veremos enfrentados a nuestras fobias y temores como es el caso de sentirse encerrados, solos y sin poder tener el control de la realidad. A nadie le gusta sentirse preso y que lo priven de la libertad, pero es lo que nos ha tocado vivir a la mayoría. No se puede luchar con aquello que no tenemos el control, porque no importa tu reacción psicológica, la realidad seguirá igual, no cambiará nada, por tanto, debemos colaborar con lo inevitable. Siempre he dicho que no debemos preocuparnos por aquello que no tenemos el control, y que de lo único que tenemos el control (y no siempre) es de nuestras reacciones ante los eventos, de nosotros depende y de nadie más.

Estoy consciente que para muchos cuando estamos solos es cuando estamos peor acompañados, porque es ahí donde surgen pensamientos, recuerdos, imágenes e ideas que nos torturan, que nos hacen sentir mal, que nos conducen a un abismo emocional terrible y que por eso muchos optan por la distracción externa, ocupando sus mentes en otras cosas, como la diversión, el trabajo, el compartir, etc., pero en esta ocasión la pandemia nos ha quitado todo aquello que mantenía nuestra mente ocupada dejándonos frente a frente con nosotros mismos. Quiero decirte que nos han dado una gran oportunidad si tomamos esto de manera positiva. Ahora tenemos la oportunidad de enfrentar eso que nos vive carcomiendo el alma, que nos vive sometiendo a sufrimientos y mucho dolor, es hora de que nos curemos y comprendamos las causas de muchos trastornos psicológicos que nos afectan.

Debemos aprender a aceptar la realidad, aceptarnos a nosotros mismos. No podemos escapar de nosotros mismos, por más que huyamos será inútil. Muchos le tienen miedo a su interior, y es natural, la mayoría le tememos a la oscuridad. No podremos transformarnos si no nos enfrentamos a nosotros mismos. La principal misión que tenemos en esta vida es con nosotros mismos, es mejorarnos y cada día ser una mejor versión de nosotros mismos. Busca e investiga las herramientas que necesites y con voluntad y disciplina te aseguro que lograrás sacar provecho positivo de esta situación y te convertirás en un mejor ser humano.

A otros nos toca atravesar la realidad de una convivencia familiar más intensa, con nuestros hijos, con nuestras parejas, con nuestros familiares, o con aquellos que nos haya tocado esta cuarentena. Si bien es cierto, esta convivencia sacará a flote muchas emociones reprimidas y nos veremos enfrentados a toda clase de eventos donde podremos visualizar, (siempre y cuando estemos atento a nuestra psiquis) todos aquellos defectos psicológicos que no pensábamos que éramos capaces de tenerlos y mucho menos de reaccionar de cierta forma.

Recuerda nada es al azar, todo en la vida tiene un propósito y depende de ti descubrirlo. Por pequeño que sea el evento hay una lección o sabiduría escondida. Debes preguntarte cuál es la lección para ti en cada una de las situaciones que vivas.

Ahora bien, ¿qué debemos hacer ante esta situación y sacar el mejor provecho positivo? Lo primero es, que para empezar a eliminar los episodios de Ansiedad debemos aprender a vivir el presente, el AQUÍ y AHORA. No sabemos qué pasará en el futuro y ya el pasado no existe. Mientras más logres mantener tu mente en el presente no habrá cabida ni alimento para la ansiedad o para la depresión. Cada vez que tu pensamiento vuele hacia el futuro o al pasado, con tu voluntad y disciplina mental trae tu atención y conciencia al momento presente, empieza a ejercitar tu mente de que debe estar aquí y ahora, trata de sentir tu respiración, tus latidos del corazón,  concéntrate en lo que estás haciendo, si te estás bañando sólo báñate, si estás comiendo pues come, si estás viendo una película o leyendo pues que tu mente esté sólo en eso, y en el momento que te toque analizar o tomar un decisión pues en eso debe estar tu mente, una vez termines esa tarea tu mente no debe quedarse ahí o irse a un evento que aún no ha sucedido.

También recomiendo la MEDITACIÓN. Para muchos esto ni por la mente le pasa y más aún si nunca lo han hecho, pero es una buena época para empezar a sacar un espacio para la meditación. Antes era una excusa porque no había tiempo, ahora tenemos demasiado tiempo y ni así lo hacemos, dejando demostrado que el problema no era el tiempo, sino que no había una disciplina mental y que no había una disposición real para hacerlo. Busca información sobre la meditación, elige las prácticas que más te gusten o en la que te sientas más cómodo, lo importante es que practiques.

Debemos agregar en esta época de la cuarentena hábitos que nos permitan elevar la vibración para tener un estado y pensamientos positivos. Para eso recomiendo leer buenos libros, escuchar música, ver películas y programas que evoquen el pensamiento positivo. Además, es una gran oportunidad para divertirse en familia.

No alimentes la ansiedad, mejor alimenta la paz y la armonía mental, lo demás vendrá por añadidura. Jesús nos enseñó hace miles de años que cada día tiene su propio afán, esto significa que debemos ocuparnos del día de hoy y cuando llegue el mañana pues nos ocupamos de ese día que siempre será hoy. Nadie vive, ni en el día de ayer ni en el día de mañana, porque siempre experimentarás el hoy. Recuerda que es a tu mente a la que hay que empezar a dominar.

Recuerda que la emoción es una consecuencia, la causa es el pensamiento, si transformas la causa, transformarás la consecuencia. Es muy difícil que puedas cambiar una emoción por otra, si deseas cambiar tu estado emocional debes hacerlo a través del pensamiento, pero necesitarás paciencia, ya que las emociones son más lentas en desaparecer que los pensamientos. Muchas veces queremos que las emociones desaparezcan en el instante y no es así, las emociones tienen mayor carga energética e involucran una respuesta de más neurotransmisores, músculos y electricidad que un pensamiento, por consiguiente, necesitan más tiempo en desaparecer y para eso necesitas quitarle el alimento que es tu forma de pensar, si cambias tus pensamientos podrás cambiar tus emociones.

Sin duda esta pandemia provocará un impacto psicológico en todos, algunos lo aprovecharán de manera positiva y ojalá fuera así en todos nosotros, pero estamos consciente que no será así, a otros le afectará de manera muy negativa, saldrán peores que antes, algunos se convertirán en parte del problema social. La idea de este artículo es que tratemos de tener una actitud positiva y extraer la sapiencia de este evento.

Otro elemento psicológico que surge en nosotros es la resistencia al cambio, la palabra cambio nos causa terror y nos resistimos a cambiar, esto se debe a que nos saca del estado de confort, y como no sabemos qué pasará con el cambio nos preocupa y nos llena de ansiedad, esa incertidumbre es la que nos llena de temor, estrés y ansiedad. Pero como dije anteriormente, el futuro es incierto, lo único real es el ahora, cuando viene a ver estos cambios nos beneficien, además gústenos o no el cambio no le detiene nadie. Vuelvo y te repito colaboremos con lo inevitable.

Luz y Amor por siempre…

Miguel Ángel De La Cruz

Libro muertos con vida disponible en Amazon

¡Regístrate para recibir contenido exclusivo, y mantente al día!

Compartir

1 comentario en “Impacto psicológico de la pandemia COVID 19. Verifica si esto te está pasando.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *