Inicio » Filosofía » El mundo cambió la forma de ver la vida gracias a la pandemia covid 19. ¿Y tú que aprendiste?

El mundo cambió la forma de ver la vida gracias a la pandemia covid 19. ¿Y tú que aprendiste?

La pandemia Covid 19 nos ha obligado a plantearnos muchas preguntas de índole filosófica, algunos de manera voluntaria y otros obligados por las medidas implementadas por los gobiernos y el ministerio de salud de los diferentes países.

El mundo cambio con la pandemia

Una de las preguntas que quizás muchos se han hecho es ¿qué es el tiempo? Cuando se menciona la palabra cuarentena, de inmediato pensamos en algo negativo para nosotros. Esta palabra tiene su origen religioso. En la Biblia se puede encontrar  los 40 días que duró el diluvio universal, los 40 días que duró moisés en el monte, 40 días de ayudo de Jesús el Cristo, entre otros. La palabra «cuarentena» se origina de la frase italiana quaranta giorni, que significa ‘cuarenta días. Hoy en día se usa en la medicina como medida de aislamiento por un período de tiempo no específico.

Muchos decían: es que no tengo tiempo para aquello o para lo otro. Entonces vino la cuarentena, nos quitó y nos desconectó de todo aquello que nos mantenía la vida ocupada y estresada. Pero una vez en la casa, la mayoría no se dedica a eso que no hacía por la excusa del tiempo. Nos hemos dado cuenta que si bien es cierto que invertíamos mucho tiempo en las actividades cotidianas del día a día, también nos dimos cuenta que nos faltaba organización disciplina, voluntad y disposición. Si no tenemos una disciplina mental es muy difícil que logremos los objetivos aun teniendo tiempo y mucho menos si no lo tenemos. Sería bueno que aprovechemos este tiempo y nos reorganicemos, no sólo la casa, sino nuestra psiquis, nuestra alma, y poner en orden nuestro mundo interior, para sacar el mejor provecho de esta situación difícil que estamos atravesando en esta época de la humanidad.

¿Cómo hemos reaccionado ante esta pandemia?

El COVID-19 vino a enseñarnos lo frágiles que somos, nos hizo plantearnos qué es lo que realmente merece que le demos más valor e importancia en nuestras vidas.

Pandemia por covid 19

La mayoría nos cuestionamos ¿qué es la libertad?,  ¿realmente somos libres? La cuarentena nos encerró a todos, hoy en día no podemos hacer muchas cosas que habíamos planificado; otras que quisiéramos hacer, pero que tampoco podemos, eso nos llena de impotencia.

Existe otro punto interesante y es la esclavitud mental, ¿te sientes libre de tu propia mente?, ¿puedes controlar tu mente? En tiempos de cuarentena te vez enfrentado a ti mismo en tu soledad y desconectado de todo aquello que mantenía tu mente ocupada, todo esto te conduce a plantearte otra pregunta: ¿qué es el libre albedrío? Supuestamente eres libre de elegir, pero lamentablemente no puedes elegir algo que no está en el menú, no puedes jugar otras cartas que no sean las que te dieron en un juego de póker, sólo puedes elegir dentro de las opciones que te presente la vida, entonces tu libertad y tu libre albedrío están condicionados por el destino.

Entonces te surgen otras preguntas como son: ¿qué es el destino?, ¿quién determina el destino?, ¿por qué te tocó ese destino? Si profundizamos nos damos cuenta de que hay muchas preguntas que nos desconciertan y nos hace temblar el piso de donde teníamos sustentadas nuestras creencias o nuestra forma de pensar ante el mundo. Lo interesante es que tu libre albedrío y el destino no son contradictorios, sino que coexisten entre sí. De ti depende cómo usarás la información que recibirás de tus reflexiones, quiero que sepas que cada vez que intentas buscar una de estas respuestas te acercas por ti mismo a la verdad. El Porqué es lo que nos mueve, es el impulso en la búsqueda incesante de la verdad. Este tiempo de pandemia debes aprender a vivirlo sabiamente, busca información, libros, textos, personas que te ayuden a comprender mejor los procesos y fenómenos de la vida. Mientras más sabio eres mejor vivirás. El COVID-19 vino para enseñarnos que hay otras cosas más importantes que debemos prestarle atención, cada quién de ahora en adelante sabrá cuál es la prioridad de importancia en la que debemos colocar  las cosas de nuestras vidas. Sin duda en el transcurso y después de esto nuestra forma de pensar no será la misma. De ti depende si este evento mundial repercute en ti de manera positiva o de manera negativa.

“La verdadera libertad consiste en el dominio absoluto de sí mismo”

Michel de Montaigne

Esta pandemia y el período de aislamiento han hecho que muchos cuestionen el papel de Dios y de satanás en todo lo que sucede en el mundo. Si caes en ese juego no entenderás el proceso que tiene que ver contigo, no podrás extraer la sabiduría oculta de este evento. Ya está bueno de cuestionar todo lo exterior, es hora de que cuestiones y reflexiones en elementos internos, todo aquello que tiene que ver contigo y en lo que tú formas parte. Es muy fácil echarle la culpa a un murciélago, a un chino, a un laboratorio, a los gobiernos, a satanás o a Dios; sin embargo, aunque encuentres la causa de esta pandemia, eso no cambiará en nada tu realidad ni la experiencia que estás teniendo. Debes preguntarte cuál es la lección para ti de este evento, recuerda que nada en la vida es al azar.

Esta pandemia nos niveló de cierta manera, porque aún encerrado en nuestras casas estamos viviendo experiencias diferentes, cada uno tiene condiciones y eventos diferentes, desde la familia, empleos, clase social, salud, geografía, etcétera. Lo que sí importa es la sapiencia que puedas extraer de esta situación. Es parecido a la muerte, nadie podrá escapar de la muerte, pero nadie quiere morir de este virus, sabemos que todos nos moriremos de una forma o de otra, la muerte nos asecha a todos, y como este virus es un enemigo invisible no sabemos si nos tocará o no. La pregunta es: ¿por qué a unos le toca morir de este virus y a otros no? Aquí aprovecho para dejarte una frase del filósofo Epicuro:

“No hay necesidad de preocuparse por la muerte; mientras existimos la muerte no está presente, y cuando la muerte se presenta ya no existimos.”

Reflexiona: sólo tienes el presente, el pasado ya no existe y el futuro es incierto. Si algo nos ha enseñado esta pandemia y la cuarentena es que la vida nos puede cambiar en un instante, y muchas cosas que dejamos para un futuro no sabemos si la podremos cumplir, y por estar afanados en lo que pasaría en un futuro nos olvidamos de lo que realmente importa –el presente-, -este momento-. Debemos cambiar nuestra forma de pensar si queremos elevar nuestro nivel de consciencia. Con la actitud que enfrentemos esta etapa hará la diferencia, esto me recuerda una frase que encontré en el libro “Inteligencia Espiritual” de Dan Millman:

«Dos hombres miraron a través de los barrotes de una prisión; uno vio polvo, el otro vio estrellas.»

“El hombre es su alma, y, por lo tanto, es de nuestra alma de lo que debemos cuidar ¿Pero cómo llegar a ser virtuosos? Ante todo conociéndose a sí mismos. No se puede salir verdaderamente de la ignorancia, sino aprendiendo a conocerse a sí mismo. Ahora bien: conocerse a sí mismo no es conocer su cuerpo, pues el que conoce su cuerpo conoce lo que es de él, lo que le pertenece, pero no se conoce a sí mismo. Conocerse a sí mismo es conocer su alma.”

Sócrates

Luz y Amor por siempre…

Miguel Ángel De La Cruz

Libro muertos con vida disponible en Amazon

¡Regístrate para recibir contenido exclusivo, y mantente al día!

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *