Inicio » Ciencia » ¿Por qué nos enfermamos?

¿Por qué nos enfermamos?

Existen varias teorías científicas del porqué nos enfermamos. Entre ellas se encuentra la versión de Louis Pasteur que dice que la enfermedad es causada por microorganismos que nos infectan y por eso nos enfermamos; también está la versión de Claude Bernard que plantea que la enfermedad es producto del desequilibrio en el organismo (homeostasis) lo que determina si los microorganismos pueden causar la enfermedad; y está la versión psicológica que cuenta con múltiples factores responsables de las causas que originan nuestras enfermedades. Veamos…

En el siglo XIX hubo un debate científico entre Louis Pasteur y Claude Bernard. Louis Pasteur (1822-1895), químico, físico, matemático y bacteriólogo francés, cuyos descubrimientos tuvieron una enorme importancia en diversos campos de las ciencias naturales, sobre todo en la química y la microbiología. A él se debe la técnica conocida como pasteurización (eliminar parte o todos los gérmenes de un producto elevando su temperatura durante un corto tiempo) que permitió desarrollar la esterilización por autoclave. A través de experimentos, refutó definitivamente la teoría de la generación espontánea y desarrolló la teoría germinal de las enfermedades infecciosas. Por sus trabajos, se le considera el pionero de la microbiología moderna, con lo que inició la llamada «Edad de Oro de la Microbiología». Louis Pasteur defendía “que la enfermedad se daba por la entrada de un virus o bacteria (bichito)”.

En cambio, Claude Bernard, otro científico francés, (1813-1878) fue un biólogo teórico, médico y fisiólogo francés. Fundador de la medicina experimental, entre sus aportaciones a la medicina, destaca su estudio del síndrome de Claude Bernard-Horner. Fue elegido para la Academia Francesa en 1868 y galardonado con la Medalla Copley en 1876. Claude Bernard menos galardonado y menos famoso que Pasteur, defendía “que la enfermedad se producía por un estado defectuoso o débil del terreno” (nuestros cuerpos).

Pasteur tenía sus razones, ya que en ese momento no se conocían los microorganismos. La ciencia se volcó a Pasteur y sus ideas, pero poco antes de morir, Pasteur reconoció, en su famosa frase: “Claude Bernard tenía razón: el agente no es nada. El terreno lo es todo”.

Louis Pasteur fue quien propuso la teoría de los gérmenes según la cual  las enfermedades las producen los microorganismos alterando el funcionamiento de los órganos y los tejidos. Claude Bernard en cambio sostuvo otro paradigma,  él se preguntaba ¿si en nuestra sangre, en nuestro intestino, en nuestro cuerpo existen miles de millones de microbios, por que unas veces nos enferman y otras no? El cuerpo se vuelve susceptible a los agentes infecciosos solo si se perturba el medio interno, el terreno, decía Bernard; podemos afirmar, actualmente, a la capacidad inmunitaria del organismo.

Ambos tenían razón y forman parte del engranaje de las razones o causas que provocan que nos enfermemos. Hoy en día sobre el cuerpo físico hay mucha información, estudios, evidencias y además mucha experiencia en cuanto al tratamiento y conocimiento de las enfermedades. Ahora vamos a darle un vistazo a la versión psicológica, la cual ha tomado un auge importante para lograr no solo la salud mental, sino que se ha evidenciado el predominante papel que juega la psiquis y el pensamiento en la salud física.

La psicología plantea que existen múltiples factores psicológicos que inciden en las enfermedades físicas. Entre estos factores están: Los factores emocionalesfactores de personalidad, desórdenes afectivos, estrés y ansiedad, factores de comportamiento, entre otros. Dentro de cada uno de estos factores existen varias teorías y postulados que a través del tiempo una serie de psicólogos y científicos se dedicaron a su estudio.

La hipótesis psicoanalítica sobre los trastornos psicosomáticos se inició con las observaciones de Sigmund Freud con mujeres histéricas. Freud llegó a la conclusión de que fuerzas psíquicas inconscientes causaban auténticos síntomas físicos. Un razonamiento similar fue adoptado para explicar los síntomas psicosomáticos.

Una de las aportaciones más representativas en este campo ha sido la realizada por el fisiólogo americano Walter Cannon, quien demostró que el organismo responde a las situaciones de emergencia con ciertos cambios en su fisiología total, y que los estados emocionales activan funciones fisiológicas que preparan al organismo. La ira y el miedo fueron las emociones más estudiadas por este investigador, quien encontró que ambas emociones estimulan las glándulas suprarrenales, las cuales activan el metabolismo de los carbohidratos de manera que el azúcar esté dispuesto para proporcionar energía; también se producen cambios en la presión sanguínea, y simultáneamente se inhiben las funciones de asimilación y digestión.

Las teorías cognoscitivas provienen de las ciencias cognitivas, que hacen su aparición en el área del conocimiento entre 1955 y 1965 y que repercuten en la psicología hasta los años 1970, es decir aproximadamente 100 años después de las teorías de Pasteur y Bernard. Plantean que las creencias positivas producen emociones ¨positivas¨ ya que en el otro extremo se ubican las emociones ¨negativas¨. Se dice que los efectos de las segundas son devastadores para el funcionamiento orgánico, o que la ausencia de una emoción positiva deteriora el resultado de un tratamiento médico.

Por otro lado tenemos el ¨conductismo¨ que se incluye dentro de las teorías psicológicas denominadas objetivas. El fundador de esta teoría fue John B. Watson. Los teóricos conductuales señalan que la conducta observable es la base para analizar la emoción. Bajo el término ¨conducta emocional¨, se incluyen: 1) Las emociones físicas y verbales de tipo deliberado o voluntario, como gritar de gozo y abrazar afectuosamente a un amigo; 2) Las respuestas innatas, como llorar de pesar o sobresaltarse por un sonido inesperado; 3) Los pensamientos no expresados, y 4) Los cambios fisiológicos obvios, como el rubor de la vergüenza.

El Estrés y la Ansiedad actualmente son los factores psicológicos más relacionados con la salud. El estrés se mira de diferentes perspectivas, el estrés como estímulo, como fuente de estrés o estresor, como respuesta y como transacción, esta última significa transacción entre la persona y su medio ambiente. A continuación se presentan algunos modelos surgidos de las anteriores perspectivas y su vinculación con el efecto sobre la salud.

El síndrome general de adaptación descrito por Hans Selye es, sin lugar a dudas, el primer trabajo elaborado específicamente acerca del estrés. En este modelo se concibe la reacción al estrés esencialmente como una respuesta normal de adaptación a una amenaza, la que podría generar patologías en caso de que sea prolongada o intensa. El modelo e predisposición al estrés (modelo de diátesis-estrés) establece que algunos individuos son vulnerables a las enfermedades relacionadas con estrés debido a una predisposición para reaccionar anormalmente a los estresores ambientales, predisposición que se hereda a través de una debilidad en algún sistema orgánico o bioquímico. El modelo de la personalidad resistente, propuesto por Kobasa en 1979, parte de la idea de que algunas personas poseen resistencia, es decir, son capaces de soportar el estrés y no sucumbir a la enfermedad. Se cree que la resistencia disminuye los efectos dañinos del estrés y protege de las enfermedades relacionadas con éste. El modelo de trastorno de identidad sugiere que los eventos de la vida pueden hacer cambiar el sentido de identidad de una persona, y que ese trastorno de identidad tiene un impacto negativo sobre la salud, siempre y cuando el evento contraste con el autoconcepto de la persona.

En cuanto al comportamiento algunos investigadores en el campo de la psicología de la salud prefieren hablar de conductas de salud; bajo este término, Beneit (1981) incluye todos los comportamientos que promueven o potencian un estado de salud general, así como las conductas que minimizan el riesgo asociado a determinados trastornos o enfermedades; considera además que tales conductas pueden dar lugar a hábitos de salud, es decir, conducta que están firmemente establecidas y arraigadas en el repertorio de un individuo y que se ponen en marcha de forma automática.

Esto apenas es un pequeña introducción a un amplio mundo de causas por la cuales nos enfermamos, hay mucha tela por donde cortar en cada una de las versiones antes mencionadas. Lo importante es que cada uno empiece a tomar consciencia de sí mismo y que si queremos tener salud, no sólo debemos enfocarnos en los factores físicos, sino que particularmente considero que debemos empezar con los factores psicológicos, ya que juegan un papel predominante en el desencadenante de las enfermedades, tanto las físicas como las mentales. Empecemos a cuidarnos en la forma que nos alimentamos, en la que respiramos, en la de ejercitarnos y sobre todo en la forma que pensamos, ya que nuestros pensamientos provocan todo tipo de alteraciones físicas y son casi en su totalidad los causantes de nuestras emociones. De nosotros depende como administrar nuestro cuerpo y la mente para lograr salud y bienestar en nuestras vidas.

Luz y amor por siempre…

Miguel Ángel De La Cruz

Fuentes: Psicología y Salud, Universidad Veracruzana, por María de Lourdes Rodríguez Campuzano – Laura Frías Martínez. México. Wikipedia.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.